Epifanía

a Monterroso

Le asaltó la sensación -o quizás el recuerdo- de un abrazo y una voz lejana, en el silencio. Parpadeó asustado, sin saber que seguía muerto.

Roberto Pérez-Franco
2006