Doctor Joaquín Pablo Franco Sayas (1913-1983)

Nació el Dr. Joaquín Franco Sayas el 25 de noviembre de 1913 en la Ciudad de Panamá. Fueron sus padres el Dr. Joaquín Pablo Franco González y Doña América Sayas Pinzón.

Apenas contaba con 6 años de edad, cuando sus padres se radicaron en La Heroica Villa de Los Santos. Aquí empezó sus estudios primarios con los hermanos cristianos, terminando éstos estudios posteriormente en la ciudad de Chitré.

Los estudios secundarios los realizó en el Instituto Nacional de Panamá, bajo la dirección del Dr. Octavio Méndez Pereira. En el Instituto el Dr. Franco Sayas fue el director de la revista "Preludio". Nos cuenta que para entonces sólo se podía viajar en barco a la ciudad capital. Terminado su Bachillerato en Ciencias, viaja igualmente en barco hacia Chile, para hacer sus estudios de medicina en la Universidad Nacional de aquel país, recibiéndose de Médico Cirujano en el año de 1945 después de grandes esfuerzos de su madre, ya que en el pasado carreras como éstas estaban vedadas a las personas de escasos recursos y no hay que olvidar que su padre, el Dr. Franco González murió cuando él sólo contaba con 11 años de edad.

Cursó estudios de Cirugía de Urgencias en Chile y Argentina, quedándose a trabajar en Chile por un tiempo, para ayudar económicamente a su hermana Elia, que también se graduó de Médico en la Universidad Nacional de Chile.

Contrae matrimonio en 1946 con la dama chilena Doña Raquel Muñoz López, regresando entonces a Panamá, para hacer sus dos años de Internado en la cuidad capital. Posteriormente le corresponde trabajar en Aguadulce, en el año de 1948, siendo director médico del Hospital de esa localidad el Dr. Rafael Estévez.

De Aguadulce se traslada a la ciudad de Las Tablas, donde reside desde 1948. Durante 15 años ejerció sus funciones como médico director del Hospital "Gerardino De León" y durante 10 años como director de la Policlínica de la Caja del Seguro Social de esa misma ciudad. En 1973 es llamado por la Dirección General de la Caja del Seguro Social, para que formara parte del Equipo Integrador de los Servicios de Salud en las Provincias Centrales, pasando a ser posteriormente Director Médico de la Caja del Seguro Social en las Provincias Centrales.

Durante quince años fue el único médico cirujano sirviendo a toda la Provincia de Los Santos, a cargo del único hospital de la región. Compartía su responsabilidad con un médico ayudante, generalmente un médico centroamericano contratado debido a la ausencia de médicos panameños. Dentro de los muros del hospital provincial, carente de la estructura y el equipo quirúrgico indispensable, se veía precisado a resolver todos los problemas propios de cualquier especialidad, además de las numerosas cirugías de urgencia que llegaban de los más remotos lugares de la provincia a bordo de avionetas o cargados en hamacas, a causa de la pésima condición de los caminos. El doctor Franco Sayas, con la ayuda de un médico, un improvisado equipo quirúrgico y un pequeño grupo de enfermería, tuvo que trabajar infatigablemente - con gran espíritu de sacrificio - durante más de doce horas diarias, desempeñándose en todas las especialidades que demandaba la población: Ginecología, Obstetricia, Pediatría, Traumatología y Cirugía. Durante diez años le fue imposible tomar vacaciones, pues no había quién lo reemplazara.

Muchas anécdotas se cuentan sobre casos de hombres heridos de muerte - a veces con las vísceras expuestas - que llegaban en la madrugada, cargados en hamacas tras varias horas de camino a través de las montañas de Tonosí, a atenderse con el Doctor Franco, con la esperanza de un milagro médico que salvara su vida. Con suturas improvisadas y la asistencia inexperta de algún voluntario trasnochado, este milagro ocurría.

El Dr. Franco Sayas asistió luego a varios cursos de perfeccionamiento profesional, entre ellos: Administración de Hospitales en San José, Costa Rica, y especialización en la Organización de los Servicios Médicos en las Instituciones de Seguridad Social, en Guatemala y México.

Poseedor de excepcional vitalidad y clara inteligencia, incursionó con éxito en actividades al margen de la medicina, como fueron la ganadería y la industria salinera. Fue pionero en la ganadería y la industria tonosieñas, en tierras que conservó y amó hasta el día de su muerte. Como salinero, se preocupó por mejorar los viejos métodos de producción, estimulando el progreso de esta industria. El Dr. Franco se distinguió también en las letras, como autor de docenas de poemas, la mayoría inspirados en las costumbres del campesino azuerense.

Con el grado de Capitán Médico, formó parte del Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de Las Tablas, destacándose siempre por su gran cooperación y compañerismo.

Le correspondió el honor de ser miembro fundador del Club de Leones de Las Tablas, al que perteneció por más de 20 años, destacándose por su gran dinamismo en el período más brillante del leonismo tableño, ofreciendo su ayuda sobre todo a la gente desvalida de las áreas marginadas.

Al campo educativo dedicó un interés muy especial. A sus esfuerzos se debe la consecución de los laboratorios de Física y Química del Colegio Manuel María Tejada Roca. Esto lo hizo durante el período que le correspondió ser Presidente del Club de Padres de Familia de dicho colegio.

El Dr. Franco siempre tuvo las puertas de su casa abiertas para todo el que lo necesitara; en su mesa siempre hubo un puesto más para el visitante. Siempre estuvo presto a servir con su característica amabilidad. En los 34 años que prestó sus servicios como médico en la Provincia de Los Santos, se supo granjear el cariño de todo el que lo conoció. En su convivencia con la gente, dejó una huella indeleble como ciudadano recto y laborioso, como médico consagrado y como amigo servicial y franco.

Por su identificación con la comunidad, el Dr. Franco Sayas gozó de una gran estimación aprecio, no sólo en las Provincias de Herrera y Los Santos, sino también a escala nacional. En 1961 fue escogido como "Médico del Año" por los periodistas del país, por aquella gran campaña contra tétanos, organizada y dirigida por el Dr. Franco S. El 29 de Julio de 1977, el Sistema Integrado de Salud de Azuero, con motivo de su jubilación, le tributó un gran homenaje en la Ciudad de Las Tablas, como reconocimiento a su gran labor al frente de las diferentes y grandes responsabilidades a él encomendadas durante su vida profesional.

El Dr. Franco Sayas tuvo seis hijos: la Dra. Eka Franco de Pérez (Odontóloga), el Dr. Pablo Armando Franco Muñoz (Pediatra), la Dra. Yerka Franco de Del Rosario (Dermatóloga), el Dr. Hernando Franco Muñoz (Ciencias Políticas), la Dra. Cora Franco (Odontóloga) y la Dra. Elia Etilvia Franco (Pediatra). Cuatro de ellos se encuentran trabajando en el Sistema Integrado de Salud de Azuero y los otros dos en la Ciudad de Panamá.

El día 30 de julio de 1982, la Junta Directiva del Centro Médico San Juan Bautista de la Ciudad de Chitré, lo incluye en su "Galería de Honor", sitio éste destinado sólo para aquellos médicos que por su dedicación al trabajo, contribuyeron a darle prestigio a la medicina en Azuero.

El Doctor Joaquín Pablo Franco Muñoz muere en 1983.

El Honorable Consejo Municipal de Las Tablas, por medio del Acuerdo N°33 del 18 de diciembre de 1990, decidió asignarle el nombre de Dr. Joaquín Pablo Franco S. a la calle hasta entonces denominada Los Santos, en reconocimiento a la gran labor desempeñada por este insigne galeno, durante los 34 años que trabajó en la Provincia de Los Santos.